el final de la cuenta atrás

brain

¿Sabes cuántas veces nuestro cerebro nos ha saboteado? Cuanto más avanza la neurociencia y más experimentos sociales realizamos, más perplejos nos quedamos, o por lo menos yo, de lo irracional de nuestras decisiones. Al final, el dicho de que el enemigo lo tenemos en casa es una gran verdad.

Freud se quedó corto tipificando los tipos de Yo que albergamos, incluso creo que si Robert L. Stevenson viviera, nos ofrecería una estremecedora 2ª parte tipo Dr.Jekyll, Mr.Hyde, Mrs Hyde & others more. Nos encanta tener todo bien ordenado, las tarjetas de invitados en su plato respectivo, los cubiertos para el primer plato, para el segundo… y de repente aparecen los no-invitados, esos que de improviso se suman a tu party ¡Vaya! y entonces, ¿qué hacemos?.

La ventaja de ser coach es que no tengo que responder a la pregunta…yo sólo las hago. Esto me recuerda mi  duro aprendizaje paternal. Mi padre era como aquel villano de Batman: Enigma, pregunta que le hacía, pregunta que me devolvía. Uffffffff! Mi madre se pone de los nervios todavía. Seguramente Sócrates tuvo que tener un padre muy parecido al mío. Intentaré no hacer como mi padre y daros alguna pista.

Al cerebro le tienes que dar alpiste, es una máxima, de lo contrario, la fiesta se la monta él por su cuenta y puede acabar muy mal. Respuestas concisas y concretas. Lo bueno del cerebro, es que en la toma de decisiones, cuando queremos pasar al control, nosotros también le podemos hacer, lo que yo llamo, un Ocean’s Eleven. ¿Recordáis la película de estafadores con estilo donde cada uno sabe a la perfección que el engaño forma parte del juego.? Al cerebro hay que engañarle porque sencillamente no podemos jugarle con las mismas cartas. No podemos tratar de ganar a alguien que no conocemos lo suficiente.

Conocernos a nosotros mismos es para mí, una de las leyes más ciertas que intento aplicar cada día, cual la ley de la gravedad. Esperar que las cosas caigan por sí solas, esperar que vengan al recate… Ayer volvía a ver por 3ª vez una de las películas más fascinantes que toca de pleno muchos de los temas que comento en mi blog, Gravity del mexicano Alfonso Cuarón, os la recomiendo. Hay un instante donde el protagonista, veterano astronauta, le dice a su novata compañera: Suelta Lastre, Suelta…

El cerebro sigue siendo un gran misterio, un cirujano me lo decía este verano tras operar a mi madre, el cerebro es la última frontera, el cerebro es vago por naturaleza me dice mi coach Enric Solanes, el cerebro es un previsible irracional según Dan Ariely. Al final, no ,me cabe otra que pensar,   el cerebro es un mother fu****

Pero admito que me encanta poder seguir jugando con él cada mañana, acostarlo derrotado y seguir explorando su fascinante universo (la mayoría de días me gana a los puntos). ¿Estás preparado para el próximo viaje? 3,2,1,…BRAIN!!!