and the oscar goes to the EGO

Birdman Poster

Andy Stalman nos dice que necesitamos una sociedad más justa y Zygmunt Bauman nos advierte que somos una sociedad de conciencia egoica. No son los únicos que nos hacen señales de aviso:  Andy con BrandOFFON y Bauman con su Modernidad Líquida, dos best-sellers que comparten, como mínimo, ese marco cambiante donde nos ha tocado vivir o, como dirían algunos, sobrevivir.

En este marco líquido, de egos galopantes, de una manera sólida, the oscar goes to Alejandro González Iñárritu, otro creador interesado en mostrarnos siempre el lado más oscuro y descarnado del individuo. Un director mexicano, apodado El Negro, que buscó en la meditación y el autoconocimiento alejarse del mundanal ruido de esta sociedad off-on, de esta nueva sociedad digital. El resultado tras su vuelta a los ruedos: Birdman, la ganadora de la gala de los Óscars 2015. Una obra tan necesaria, con o sin Óscar, por la dimensión egoíca del protagonista, (mi querido Michael Keaton) disfrazada de superación personal, reinvención en un nuevo mundo on-line, él que fue una estrella de la era sólida, de cuando los héroes no se disfrazaban con capas de chroma verde, cuando los héroes eran mártires y no como ahora…que buscan la viral inmortalidad pese a que todo caduca a la velocidad de un tweet.

Queríamos ser protagonistas, incluso, nos conformábamos con ser el antagonista…pero no! ahora somos EGOICOS, desde lo más alto queremos volar, desde rascacielos que se destruyen a lo Rampage, desde titánicas proas proclamamos I’m the King of the World. Ahora queremos más, porque lo valemos, porque nos lo dijeron nuestro padres, con mucha sobreprotección y amor saturado de enzimas prodigiosas. Somos mutantes de una generación X, con nuevos poderes que no acabamos de entender todavía. Y no culpo a nadie, no me interesa esa búsqueda quimérica, sólo constato desde dónde hablamos, desde dónde sentimos…

es hora de que el EGO vuelva al YO, es tiempo de desmontar el LEGO del EGO.

Las antiguas estructuras verticales ya no aguantan el peso, las pirámides ya fueron profanadas, su organización vertical provocó una comunicación vertical que alimentó a la bestia (#EGO). Ahora, es impensable, simplemente porque ahora se espera un feedback, se espera una respuesta, no una orden , se espera una emoción, no un emoticón, esperamos reunirnos para un braintrust no para una reunión.

De la misma manera que la evolución humana no acabó en la prehistoria, (erróneo consenso que ya estamos desmontando), seguimos avanzando en el estudio del individuo, del autoconocimiento, gracias a la información genética, y el avance de la neurociencia. Desmontar presuposiciones egoicas, no es volver a las cavernas, no es abrazar sagradas escrituras, sean del color que sean, no es ser dogmáticos ni de la ciencia, ni de la fe, ni de ningún gobierno Homeland^^.

Es saber que nos queda mucho todavía por evolucionar, en todos las dimensiones del ser, del YO sostenible, del YO ecológico (#coaching), si conseguimos reeducarlo el EGO, marchará, saldrá volando por esa ventana que ya por fin hemos abierto de par en par.

 

Anuncios

todos somos alan turing

imitation game

Soy incapaz de empatizar, soy incapaz de calibrar a los demás, soy incapaz de entender las bromas, soy incapaz de ser un líder transformacional, cuando aumentas la conciencia del grupo, (gracias Ana Benedito Pons por explicármelo), soy incapaz de escuchar activamente a los demás, no sé comunicar toda esa ebullición de ideas que tengo en la cabeza.

Alan Turing, el padre de las computadoras, el genio que evitó que Inglaterra no perdiera la guerra contra la invasión nazi. El genio que acortó la 2ª Guerra Mundial dos años al descodificar la famosa máquina alemana de transmisiones llamada ENIGMA.

Pero el verdadero ENIGMA, es entender cómo alguien con esas carencias, cómo alguien así pudo construir una máquina tan compleja con un equipo de personas bajo su dirección y la supervisión del gobierno británico. Estamos cansados de leer posts, de ver infografías con todas las skills, con todas las competencias necesarias para poder ser todo eso que este singular genio no ejemplariza. Han tenido que pasar 50 años para que este secreto de estado saliera a la luz. Ahora con la espléndida versión cinematográfica The Imitation Game tenemos la ocasión perfecta para poder #viajarjuntos en un biópic inspirador y motivador.

Todo lo que sí tenía Alan Turing, héroe intelectual:

·OBJETIVO DEFINIDO: quería ser el mejor descifrando, resolviendo criptogramas

·VISIÓN SISTÉMICA: no basta con resolver ENIGMA, hay que saberlo dosificar para evitar ser descubierto por el enemigo.

·COMUNICADOR: Se ayudó del equipo para contactar con Winston Churchill y pedir la financiación necesaria para un proyecto tan complejo.

·ACTITUD PILOTO: Hay 3 tipos de ACTITUDES en la vida, PILOTO (yo dirijo), AUTÓMATA (me dejo manejar) y HOUDINI (desaparezco). Alan Turing decidió pilotar su propio sueño, fue el primero en imaginar cosas que nadie podía imaginar.

·LENGUAJE PROACTIVO: De acuerdo, decíamos que era poco empático (también hay que decir que la versión cinematográfica no refleja al 100% algunas competencias del protagonista: no era tan poco empático y sí tenía sentido del humor) pero soy de los dicen: voy a descifrar ENIGMA (lo repite varias veces en el film), sí que puedo construir mi computadora, necesito buscar otro enfoque, necesito nuevos aliados.

·CREATIVIDAD: La imagen de intentar conectar cientos y cientos de cables en diferentes paneles es una metáfora perfecta de lo que gente como Lucas Daglio o Andy Stalman me explicaron. La creatividad no es buscar, es saber conectar cosas QUE NADIE PODÍA IMAGINAR.

·CONSTANCIA: Apremiado por la situación del conflicto bélico, el momento de que estaban al límite (como tantas empresas con la crisis actual) tenían un plan de trabajo muy duro y marcado en el calendario. La constancia obsesiva, las ganas con las que se le ve construyendo su proyecto, desesperando cuando no consiguen dar con los códigos. Es apasionante ver todo ese proceso en una ficción que no lo es. Todo aquello ocurrió, y a muchos de nosotros nos suena.

De una u otra manera, todos los que hemos liderado proyectos, todos los que hemos luchado contra las presiones hemos sido Alan Turing. ¿Cuántas veces te has caído y te has levantado? y ¿Cuantas veces has escuchado que alguien como tú no podría hacerlo?

Me quedo con el leitmotive de esta espectacular película:

Es la gente de la que nadie imagina nada, la que hace las cosas que nadie puede imaginar”