el ojo que todo lo ve

Érase una vez un reino donde la oscuridad era absoluta, todo cuanto se hacía y se decía parecía no tener nada de luz. Por más que uno lo intentara, todo tenía el mismo color. No había amaneceres ibicencos ni atardeceres desde una Alhambra. Desde un gran pináculo, una especie de ojo lo observaba todo, siempre... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑