eres mi realidad intangible

realidad intangible

Espero con deseo ese coffe compartido, ese sónar de sonidos de una noche de verano, ese vermut del domingo, ese mercadillo de recuerdos revendidos, ese pedido online de un impulso repentino, ese partido codificado en un bar con amigos espontáneos, ese viaje improvisado en un suspiro embarcado, ese Indy apasionado por el arca encontrado…cuántos momentos deseados.

Todos esos deseos son imaginados, visualizados y proyectados en un tiempo más o menos cercano, el cerebro funciona así, las neuronas son autopistas o caminos no asfaltados, sin señalizar todavía o seguras autovías de tantas veces recorridas. Necesitamos lo conocido, nos da seguridad, certeza, nos alienta al éxito, es alcanzable porque está a la vuelta de la esquina, da igual si la esquina no era aquella…está a la vuelta. Seguimos viajando, unos explorando, otros en movimiento.

Escuchaba el otro día que estar en movimiento no significa que hagamos camino, hacer ruido no es estar en compañía, decir te quiero no es saber qué flores te gustan, llamar a tu puerta no quiere decir que te busquen, que haya fiesta de cumpleaños no quiere decir que te guste el pastel, que te digan qué listo eres, qué guapo eres, qué imprescindible eres no quiere decir nada aunque te miren a los ojos…Bette Davis lo sabía hacer muy bien. Esa realidad tangible es maravillosa, ¡la quiero! es la que da sentido a esas neuronas, a ese inconsciente, a ese thinking without thinking.

Pero no me dejaré engañar una vez más, como dijo el poeta alemán: estamos más estrechamente ligado a lo invisible que a lo visible (Novalis). El poeta, el psicólogo, el artista, el terapeuta, el músico, el coach, todos buscan, todos quiere tocar la realidad intangible, la que no vemos ni de cerca, ni de lejos, la que no se construye con piezas de lego. No es una musa imposible, tampoco son 4 neuronas de pasarela, pero sin duda, no las vemos a la primera, ni están a la vuelta de la esquina…recuerdas?

La realidad intangible me pone, es seductora y provocadora, es una locura de experiencia, sin promesas con GPS, pero que al final de la ruta te lo da todo. Jugar con ella es creatividad, convertir autopistas en caminos secundarios, en senderos de leyendas becquerianas, evitar señalizarlas para una próxima vez no es tarea fácil, siempre queremos repetir, pero es increíble llegar al final, todos lo hemos hecho, lo sé, unos más que otros.

No hay final del recorrido, es un camino líquido, y volvemos a empezar en busca de otra realidad…ésa que el rey Midas no pudo tocar…la realidad intangible.  

Anuncios

el montaje del director

SUBMODALIDADES

Tú eres mi #COACH, tú eres en quién yo he depositado mis metros y metros de bobina filmada, sean del género que sean. Y sé además que me pedirás revisarlas, juntos, plano a plano, fotograma a fotograma.

Yo tengo mi top10 de lo mejor, de aquellas que recordaré siempre como las historias que me hicieron vibrar, las que me hicieron feliz y por las que merece la pena vivir. Quiero ampliar mi top, pero sobre todo, quiero revisar aquellas que no fueron tan buenas, no me importan lo que me dijeron aquellos reputados críticos; yo sé en el fondo cuáles son aquellas tramas vitales que me han marcado negativamente. Quiero un nuevo montaje…el montaje con mi COACH, el nuevo montaje del director.

Es fascinante ese proceso de revisionado, todo recuerdo, dependiendo de su intensidad dramática (positiva o negativa) queda velado en ese curioso lugar con forma de almendra. Nuestro cerebro es un artista inconformista, con el paso del tiempo, nunca nos parecerá del mismo color, del mismo tono, de la misma exposición o del mismo movimiento. Ahora quiero revisarla, sé que no puedo cambiar lo filmado…pero ¡Ufff!, hay unas herramientas tan impresionantes para retocar y retocar, hasta límites insospechados.

Siempre me han gustado aquellos profesionales capaces de tocarlo todo, interesados en el multitasking, nada dogmáticos, knowmads del pensamiento líquido. Yo si fuera tú, pero no me hagas mucho caso, es mi película, me decidiría por un montaje de este tipo. Las tramas sólidas ya no existen, de hecho nunca llegaron a existir. Todo funciona a lo mindmap, mapas neuronales imposibles, sin líneas rectas aparentes, como la arquitectura orgánica de Gaudí. Aquello que era imposible para todos puede ser perfectamente posible para ti. Yo lo intentaría, tenemos cientos de submodalidades para ir combinando, para ir jugando. Las Visuales, las Auditivas y las Cinestésica #VAC.

IMG_6464

Y no me digas que esto no es un juego, ya sabes cómo comenzó nuestro aprendizaje, y no me digas que algunas de tus mejores películas, aunque sean cortos o secuencias sueltas, no son de las mejores. ¡WoW! Todavía recuerdo la sonrisa amable de mis playmobils por muchas perrerías que les hiciera.

Me ha parecido muy gratificante conseguir esta sonrisa de playmobil^^ cuando en una de estas revisiones hemos eliminado todos los sonidos de fondo y le he pedido que en su pista de audio, metiera su canción favorita. No es que quisiera hacer como Stanley Kubrick, el director de 2001:Una Odisea del Espacio que la cambio toda entera en el último momento, pero este atrevimiento (no dejas de meter mapa cuando haces algo así) ha tenido su recompensa.

Cómo imaginar ahora aquellas naves espaciales orbitando sin el Danubio Azul, pero con las submodalidades (y alguna cosita más)…cualquier día presenciamos tu odisea de película con otra BSO, o con unas gafas 3D, o a lo slow motion que ahora duerme en un cajón, como tantas y tantas otras bobinas esperando a ser revisadas.