mis 10 mandamientos del coaching

coach

ricardocoach #viajemosjuntos

A partir de lo aprendido, de lo observado y anotado quisiera compartir con vosotros los tesoros más valiosos que he descubierto en esta apasionante aventura que es el coaching:

1.- POR Y PARA LAS PERSONAS.

Parece obvio pero no lo es. Cuando somos contratados por empresas o por organizaciones, a menudo, sus peticiones van enfocadas a lo impersonal: “Queremos sanear la empresa “,”Nos gustaría mejora la comunicación interdepartamental”, etc. ¿Qué es una empresa?, ¿qué es un departamento?. Todas estas preguntas se responden con una única respuesta: PERSONAS.

2.- NO GESTIONAMOS CONFLICTOS, GESTIONAMOS PERSONAS.

Es muy común pensar que el coach es una especie de mediador, de peacemaker, sobre todo, en el ámbito empresarial. No es verdad. El coach no resuelve conflictos entre personas, lo que realiza es un exploración  de los motivos utilizando toda una serie de herramientas. A partir de ahí, ilumina con su linterna dónde trabajar con esa persona/as. En el mundo de la empresa la visión será más sistémica que un coaching personal. Pero a la postre, el foco lo pondremos sobre las personas por muy grande que sea la empresa. Para un coach, el concepto empresa no tiene sentido en sí mismo…la empresa son personas.

3.- LA DIALÉCTICA AMABLE POR LA DIALÉCTICA PERCEPTIVA.

Es la clásica expresión: Cuidado! no metas MAPA!! Es cuando nos referimos a no decir la nuestra, no opinar o juzgar…es decir, nosotros no somos el oráculo de la montaña, ni la amiga del coffee de los domingos por la tarde.

Es sin duda, uno de los puntos más importantes y difíciles de conseguir. Cómo no decirle a alguien, directa o indirectamente, qué es lo que debería hacer o decir. El auténtico profesional del coaching utilizará una dialéctica construida a partir de hechos y no a partir de percepciones. 

4.- SI QUIERES QUE VAYA RÁPIDO ALIGÉRALE EL PESO.

Encontrar los puntos fuertes de tu coache/cliente es la piedra angular. Partimos de lo fuerte, de lo positivo y así conseguimos que camine con paso firme hacia lo menos fuerte. Cogeremos su mejor mochila y la llenaremos con lo mejor que ya tenga nuestro acompañante…en este #viajemosjuntos sólo necesitamos creer…el resto se quedará atrás.

5.- LAS RAZONES SON DEL AQUÍ Y DEL AHORA.

Cada vez que el coach coja su DeLorean será para viajar a un futuro muy cercano y volver al presente continuo, ese que no para, ese presente que nos llevará a la acción. Tan sólo viajaremos al BACK TO THE PAST cuando carguemos el depósito de PNL, cuando los POR QUÉS sean estrictamente necesarios. Pero recuerda, nos centramos en el aquí y en el ahora.

6.- EL COACH NO ES SUPERMAN.

El coaching no sirve para todo es una afirmación que debe permanecer siempre en el horizonte de todo proceso que ya dé los resultados esperados. No todos los coches son iguales, ni todos tienen las mismas habilidades, de la misma manera que nuestros acompañantes pueden estar en situaciones ya muy complejas donde sea necesario la ayuda de un psicólogo o de un terapeuta, etc.

7.- TU MEJOR COMPETENCIA SE LLAMA: HUMILDAD

Sólo desde la humildad y la sencillez el coach será capaz de llevar a cabo la MISIÓN, esa visión desde el estar centrado, aquí y ahora, por y para las personas, reconociendo nuestros límites pero nunca subestimando el potencial de nuestro acompañante. Recuerda: to infinity and beyond.

8.- EXPLORA, EXPLORA Y VUELVE A EXPLORAR.

Déjate llevar, realiza una exploración global, no un feedback 360º, ni ruedas, etc. Explora cada nivel, sin prisas, no saltes de liana en liana, sin su permiso, te perderás en la selva y acabarás cayéndote cuando menos te lo esperes. No lo controles, la mejor herramienta es ESCUCHARLE…Vívelo y verás que todo fluye. Es un auténtico regalo explorar planetas desconocidos a través de la palabra, del verbo, del logos. No colonices, explora y respeta el hábitat.

9.- COACHING LÍQUIDO.

Es muy típico de las prisas en las que vivimos la necesidad de pasar a la acción, la necesidad de justificarlo todo con objetivos, por resultados. Nuestra cultura industrial nos pesa y mucho, y serán los futuros coaches de la llamada sociedad líquida quienes se enfrentarán a nuevos paradigmas de esta realidad tan cambiante. Tengo mucha curiosidad en ver cómo evolucionará el coaching en el período histórico donde más y más rápidamente se están produciendo cambios fruto de los avances tecnológicos. Pero también os digo que la única cultura que necesitamos es la del amor.

10.- ? 

Este último punto es para TODO lo que está por llegar, para todo lo que desconozco, para tantas y tantas experiencias que me faltan por coachear. Este interrogante también es el arma más poderosa que tenemos: son las PREGUNTAS PODEROSAS, tan difíciles de formular para un padawan como yo. Con este interrogante acepto mi ignorancia y a la vez, mi mayor motivación para seguir avanzando. Gracias!

Anuncios

el ojo que todo lo ve

3599118248_8c31062738_o

Érase una vez un reino donde la oscuridad era absoluta, todo cuanto se hacía y se decía parecía no tener nada de luz. Por más que uno lo intentara, todo tenía el mismo color. No había amaneceres ibicencos ni atardeceres desde una Alhambra.

Desde un gran pináculo, una especie de ojo lo observaba todo, siempre enfocando con dos grandes resortes que se movían ,como dos ruedas de molino gigantes, que giraban rápidamente en cuanto alguien pedía feedback. En ese momento el ojo que todo lo ve se posaba sobre su víctima y sumisamente lo recibía. Era algo que siempre se había hecho de la misma manera, de generación en generación.

¡Nadie cuestionaba al ojo! Cómo cuestionar una opinión, un juicio que te da alguien como el ojo. ¿Para qué cuestionarlo ?.Observar la inmensidad desde donde recibíamos ese feedback, era un privilegio, era un regalo, no todos los reinos tenían algo igual.

Sin el feedback, no tenías turno de réplica en una discusión , no podías ponerte el brazalete de CAPTAIN, no podías rellenar ninguna solicitud, no podías subir a ningun trampolín, no podías elegir la marca de tus deportivas, no podías entrar en ningún self-service, no podías ser más que copiloto, no podías entrar en la sala de cine sin leer la crítica, no podías viajar a otros reinos sin contratar el pack de seguro-a-nada-riesgo…

Todos los habitantes de ese reino estaban convencidos que el otro era más inteligente, más humilde, más divertido, más simpático, más aventurero, mas valiente. Suerte de ese feedback, qué haríamos sin ese feedback. Durante todos esos años, siempre he crecido con el ojo que todo lo ve, que todo lo sabe. A cada paso vital de mi crecimiento esperaba la corrección, cómo actuar sin la corrección adecuada, yo era muy pequeño y ahora que soy mayor…qué hacer, qué decir cuando miro a mi alrededor y veo ese oscuro ojo, tan inmenso, tan poderoso que me mira y me dice todo lo que hago mal.

El otro día me hablaron de otro reino, de un lugar donde amanece es poco, un lugar donde  no te permites el feedback oscuro, el feedback tóxico, un lugar donde puedes decir ¡Basta! , un lugar donde no hay confesionarios para culpas impuestas, un reino donde todos saben lo que es su feedback interno, ese que desde el acto consciente te da el poder para no ser manipulado, para no ser etiquetado con los códigos de barra y escaneado por el ojo que todo lo ve. 

En ese reino soy valiente, soy atrevido e incluso envío a la gente, muy educadamente, a que se vayan a la…en este reino de luz, en este reino, yo ya no soy mi peor enemigo, yo ya no miro con la oscuridad, ni con la mía ni con la de otros, ahora es el momento.

Date el permiso y…ENJOY!

bienvenidos a la tierra media

Unos lo llaman el tercer tiempo, otros el vestuario, otros la zona mágica…ya sabéis aquella donde suceden cosas inesperadas, esa frontera que delimita con la famosa zona de confort, donde los más aventureros se atreven a cruzar. Ayer fue un día de esos, así lo pude sentir y estoy seguro que mis compañeros de curso tuvieron esa misma percepción.

Tras dos intensos días, unos cuantos aventureros decidieron quedarse, cada uno proviene de mapas muy diferentes, Tarragona, Valladolid, Ferrol, etc. Cargados con maletas, otros con su mochilas, todavía estamos en ese momento inicial donde sólo cada cual conoce el peso de su mochila. Ayer, algunas empezaron a abrirse…y lo más grande fue cuando comenzamos a compartirlas. Fue un momento mágico y sé que la rapidez de estos procesos donde vencemos a Mr.Saboteador, a Mr.Automatismos y a Mr.EGO sólo pueden darse cuando el marco en el que te mueves cambia radicalmente, cuando dejas de jugar los 90′ oficiales, donde te sientes observado, donde se supone que eres casi perfecto, donde nadie procura hacer ruido, sólo después, en el vestuario es cuando nos desprendemos de todo lo sudado y nos atrevemos a quedarnos desnudos.

Es fascinante desde el conocimiento del coaching, desde un nuevo modelo de comunicación donde tenemos que erradicar tantos clichés, cómo nos sorprendemos a cada módulo que vamos dando, cómo cada cual reacciona, cómo cada cual lucha de una manera diferente por alcanzar ese nivel puro de creatividad que es el coaching para mí. Sé que en otros rectángulos de juego esto que os explico es más complicado y sólo se abren los bolsillos laterales de las mochilas…ya sabéis, donde llevamos esas pequeñas cosas que podríamos perder sin problema.

Visualizáis aquellas siluetas recorriendo las cumbres montañosas de la Tierra Media liderados por un mago…¿os acordáis?. Así me siento yo, recorriendo esta zona mágica con mis dos magos Ana Riesco y Enric Solanes, perteneciendo ya a una comunidad: la #comunidadcoach. No estoy solo en el viaje, nunca estamos solos por muy jodido que sea nuestro momento vital, pero recordad: sólo debe ser un momento. Tenemos tantas cumbres por descubrir que es hora de cambiar los #automatismosólidos del pasado por los #automatismoslíquidos del presente-futuro.

Bienvenidos a la Tierra Media, bienvenidos a la zona Mágica, bienvenidos al vestuario…y recuerda: ¡el mapa no es tu territorio, el territorio eres tú!

#viajemosjuntos (dedicado a mis compañeros del Máster^^)