trazabilidad

ricardocoach viajemosjuntos

ricardocoach viajemosjuntos

Tras ver el documental #TRACEABLE del #MoritzFeedDogFestival de Barcelona, me he agitado y eso es buena señal. Comparto con vosotros reflexiones, espero que tan poderosas, como las preguntas que me han provocado.

Nos hemos instalado en una cultura del consumo rápido, y el caso de la ropa es un ejemplo perfecto de esa necesidad por consumir nuevas prendas cada vez más rápido, es el llamado fast fashion. Nos estamos dejando devorar, poco a poco, por este enorme FAST FAT que nos ha prometido satisfacer todos nuestros deseos, como nunca antes nos había pasado. Pero esta PROMESA PLACEBO de darnos lo que deseamos no termina nunca. Somos PROMETEOS ENCADENADOS AL ENGAÑO, una y otra vez, insatisfechos tantas veces como cambia de maniquí el escaparate. Como dice Bauman: El síndrome consumista exalta la rapidez, el exceso y el desperdicio.

Sin embargo, no todo está perdido, hay nuevos movimientos, nuevos trazos por mirarnos hacia adentro, por formularnos preguntas que busquen esa TRAZABILIDAD interna que nos permita conectar con todo aquello que el FAST FAT devora a su paso. En el caso de la ropa, que ha dejado de ser una necesidad a ser moda, de ser un consumo masivo que hace de los Flea Markets otra moda de tanta prenda que ya nos cansa…tanto como las nuevas preguntas por contestar:

¿ESA PRENDA CON QUÉ TE CONECTA, mejor dicho, CON QUIÉN NOS CONECTA ?

Me parece un punto de partida fascinante. #Todosestamosconectados, y no me refiero a la moneda de dos caras que es la GLOBALIZACIÓN, ni siquiera a la tecnología que ya nos permite llegar a la aldea donde tejieron tus pantalones…me refiero a esa conciencia global de saber que para llegar al TODO es necesario la suma de los individuos. Esa sería la mejor prueba de que las personas nos importan.

Cómo podemos llevar sobre nuestra piel una historia personal y pretender entender qué es lo que me sucede o para qué hago lo que estoy haciendo hora, en este preciso momento. ¿De verdad, no crees que es absurdo?. No estamos solos no es un slogan de extraterrestres sin verificar…es nuestra respuesta más terrenalmente obvia y sin embargo obviada por intereses del FAST FAT que nos devora.

Quiero responderme a mis preguntas, quiero saber cuál es mi TRAZABILIDAD. Si no soy capaz de seguir mi propio trazo estaré en todas las manos que no son las mías. No quiero ser como mi camisa, con marca pero sin nombre, con etiqueta pero sin ética. Creo ,sinceramente, que es el momento de empezar a contestar, de empezar a contestarnos…en el momento que no nos miremos a la cara, seremos cobardes engullidos, perdidos, sin posibilidad de encontrar el trazo.

Anuncios

and the oscar goes to the EGO

Birdman Poster

Andy Stalman nos dice que necesitamos una sociedad más justa y Zygmunt Bauman nos advierte que somos una sociedad de conciencia egoica. No son los únicos que nos hacen señales de aviso:  Andy con BrandOFFON y Bauman con su Modernidad Líquida, dos best-sellers que comparten, como mínimo, ese marco cambiante donde nos ha tocado vivir o, como dirían algunos, sobrevivir.

En este marco líquido, de egos galopantes, de una manera sólida, the oscar goes to Alejandro González Iñárritu, otro creador interesado en mostrarnos siempre el lado más oscuro y descarnado del individuo. Un director mexicano, apodado El Negro, que buscó en la meditación y el autoconocimiento alejarse del mundanal ruido de esta sociedad off-on, de esta nueva sociedad digital. El resultado tras su vuelta a los ruedos: Birdman, la ganadora de la gala de los Óscars 2015. Una obra tan necesaria, con o sin Óscar, por la dimensión egoíca del protagonista, (mi querido Michael Keaton) disfrazada de superación personal, reinvención en un nuevo mundo on-line, él que fue una estrella de la era sólida, de cuando los héroes no se disfrazaban con capas de chroma verde, cuando los héroes eran mártires y no como ahora…que buscan la viral inmortalidad pese a que todo caduca a la velocidad de un tweet.

Queríamos ser protagonistas, incluso, nos conformábamos con ser el antagonista…pero no! ahora somos EGOICOS, desde lo más alto queremos volar, desde rascacielos que se destruyen a lo Rampage, desde titánicas proas proclamamos I’m the King of the World. Ahora queremos más, porque lo valemos, porque nos lo dijeron nuestro padres, con mucha sobreprotección y amor saturado de enzimas prodigiosas. Somos mutantes de una generación X, con nuevos poderes que no acabamos de entender todavía. Y no culpo a nadie, no me interesa esa búsqueda quimérica, sólo constato desde dónde hablamos, desde dónde sentimos…

es hora de que el EGO vuelva al YO, es tiempo de desmontar el LEGO del EGO.

Las antiguas estructuras verticales ya no aguantan el peso, las pirámides ya fueron profanadas, su organización vertical provocó una comunicación vertical que alimentó a la bestia (#EGO). Ahora, es impensable, simplemente porque ahora se espera un feedback, se espera una respuesta, no una orden , se espera una emoción, no un emoticón, esperamos reunirnos para un braintrust no para una reunión.

De la misma manera que la evolución humana no acabó en la prehistoria, (erróneo consenso que ya estamos desmontando), seguimos avanzando en el estudio del individuo, del autoconocimiento, gracias a la información genética, y el avance de la neurociencia. Desmontar presuposiciones egoicas, no es volver a las cavernas, no es abrazar sagradas escrituras, sean del color que sean, no es ser dogmáticos ni de la ciencia, ni de la fe, ni de ningún gobierno Homeland^^.

Es saber que nos queda mucho todavía por evolucionar, en todos las dimensiones del ser, del YO sostenible, del YO ecológico (#coaching), si conseguimos reeducarlo el EGO, marchará, saldrá volando por esa ventana que ya por fin hemos abierto de par en par.

 

el engaño de ícaro

seth gonin y chigry

Ayer despedíamos a un compañero de trabajo, a un amigo amante de a la música rap, amante de lo irreverente, amante de no aceptar lo primero que le dicen, esos que se tienen que quitar los piercings al llegar a la oficina cada mañana.

A mi amigo, la crisis económica no le tocó, pero pese a todo, decidió abandonar su confortable trabajo, su confortable equipo de fútbol, sus confortables findes en el poble y alzar el vuelo hacia la capital londinense. Allí, lejos de ser un nuevo súbdito del Imperio británico, volvió a ponerse sus queridos piercings para desarrollar un proyecto con otros desafiantes ícaros.

La sociedad de economía industrial hace tiempo que languidece, el dime qué-tienes y te diré qué-vales está siendo siendo substituido por el dime qué-eres y te diré-cómo lo podemos conseguir juntos. Es lo que algunos llaman: una sociedad creativa donde el antiguo modelo de producción de ideas, de recorrer caminos lineales ya no tiene sentido. Ahora las vías del tren te llevan a la magia de Hogwarts, o se  transforman en el gatobus de Miyazaki. 

Con las nuevas tecnologías, en esta revolución 2.0, todos somos portadores de la varita mágica de Harry Potter o del pincel del maestro japonés. Ahora todos somos creadores de arte: No es la manera de relacionarse, sino, la manera de relacionar las cosas. La manera de  es proporcional a las nuevas posibilidades que nos ofrecen las redes. Para mí, ésta es una de las principales causas del llamado: cambio de paradigma. Lo mejor es la posibilidad de formularnos nuevas preguntas y de una manera constante,  ese es el motivo por el cual todo está moviéndose tan rápido. Es como si el mundo global funcionara cual un enorme cerebro donde todas las sinapsis son infinitas. El mundo sólido que conocíamos se está fundiendo como si del período jurásico se tratara, como dice Zygmunt Bauman: la modernidad es líquida.

el engaño de ícaro

¡Es realmente fascinante! pero la pregunta es: ¿fascinante para quién? Crear arte, como dice Seth Godin, dar valor a partir de lo que nos hace diferentes, de aquello que nos hace únicos, es un reto, un desafío, y eso provoca náuseas, miedo ante lo desconocido. Esto es lo peor, lo que más le preocupa a los acomodados, a los menos osados, a los eneatipos ikea, aquellos que necesitan los pasos enumerados, la posibilidad de ver el resultado final antes y durante, aquellos que confían en el catálogo, en su decálogo.

¡eneatipos ikea! Es el fin de la hora del MONTAR, llegó la hora del CREAR

Compartiendo un proyecto común, hace un tiempo, conocí a Rafa Díaz, mucho más que un técnico de proyectos, es un enamorado del desarrollo del individuo, de todo lo relativo al talento (este término realmente le pone) y además un buen amigo. Él me descubrió El Engaño de Ícaro de Seth Godin. Éste fue el regalo que le hicimos de despedida a mi amigo, el de los piercings, el mismo que un buen día, cogió sus alas y se atrevió a volar muy alto, tan alto como le fuera posible…ahora ya nadie le volverá a engañar!

¡Vuela alto Pau, vuela alto!